El 21 de diciembre Bolivia planteará al mundo un nuevo paradigma para vivir bien

Posted on diciembre 17, 2012

0


El presidente Evo Morales encabezó los actos que marcan el inicio de las celebraciones por el Solsticio de Verano, 21 de diciembre, y en las que dará la bienvenida al Pachakuti (nuevo tiempo). Antes de inaugurar la balsa Tunupa y navegar hasta la isla Intja para encender la llama sagrada, el mandatario convocó al mundo a retornar a la vida en comunidad y recuperar la identidad.

El presidente Evo Morales anunció que el viernes 21 de diciembre, día en el que se celebra el Solsticio de Verano y el inicio del Pachakuti (nuevo tiempo), dará a conocer una propuesta, consensuada con aportes de todo el mundo, sobre cómo resolver las diferencias económicas y sociales para que todas las naciones alcancen el “vivir bien” con igualdad, dignidad y soberanía.

Morales recordó que tras años de saqueo de los recursos naturales que los bolivianos resistieron desde antes de la República, la llegada del 21 de diciembre de 2012 significa para el mundo andino amazónico la llegada del Pachakuti, gracias al cual se impondrán nuevos tiempos de solidaridad, hermandad e igualdad.

El Jefe de Estado incluso señaló que muchos presidentes, vicepresidentes, dirigentes sociales y figuras de todo el mundo visitarán Bolivia para participar en ese evento histórico.

La autoridad explicó que los preparativos para el Solsticio de Verano requirieron de una gran labor por parte del canciller David Choquehuanca, quien se dedicó a recolectar propuestas de todo el mundo para retornar a la vida en comunidad y complementariedad, ideas que serán resumidas y presentadas a las naciones y pueblos el 21 de diciembre.

“Esperamos resumir las propuestas en estos días para hacer conocer qué es lo que espera el mundo, cómo podemos resolver las diferencias de carácter económico y social, cómo podemos vivir en igualdad, pero también con dignidad y soberanía, qué hay que hacer para eso, qué tienen que hacer los presidentes, los Gobiernos en todo el mundo, será un gran debate, una propuesta de qué quiere el mundo, cómo vivir en igualdad y en comunidades”, afirmó el Primer Mandatario.

Emitió este discurso ante la nutrida concurrencia que se dio cita en la isla Suriqui, en el lago Titicaca, lugar al que llegaron comandantes de las Fuerzas Armadas (FFAA), ministros de Estado, diputados, senadores, embajadores y funcionarios diplomáticos de Japón, China, Argentina, Escocia, Venezuela. Además de representantes de negocios de Costa Rica, México, Ecuador, Nicaragua; y personeros del Banco Mundial, la Unión Europea y Egipto.

Morales destacó que desde que asumió su mandato impulsó el debate y la preparación del pueblo en el marco de celebraciones ancestrales, como el Año Nuevo Andino Amazónico, de cara al Pachakuti y la llegada de nuevos tiempos de igualdad y hermandad.

El Presidente destacó a los hermanos Demetrio y Juan Limachi, quienes, junto con otros comunarios de Suriqui, construyeron la balsa Tunupa “con mucho conocimiento científico, es una enorme tarea el trabajo que hicieron ustedes. Este cariño que muestran es una forma de integrarnos como una gran familia en América y el Caribe”.

El mandatario llegó a la isla a mediodía y fue recibido por efectivos de la Armada Boliviana y pobladores del lugar, quienes se mostraron felices por su presencia y lo declararon Huésped Ilustre junto con el gobernador de La Paz, César Cocarico, el canciller David Choquehuanca y el resto de los visitantes.

Como es acostumbrado en sus visitas a los pueblos de Bolivia, el mandatario recibió ponchos y otros obsequios de los lugareños. En esta ocasión fue halagado con artesanías hechas con totora y una frazada tejida en el lugar.

El acto de desarrolló en un verdadero ambiente de fiesta andina, con tarqueadas y bailes que se efectuaron antes de celebrar la llegada del ansiado Pachakuti.

El Jefe de Estado destacó la alegría y la fiesta en Suriqui, y señaló que en ese lugar se inician los festejos del pueblo boliviano para celebrar el Solsticio de Verano.

El Presidente anunció a los pobladores de la isla que se construirá un coliseo, en el que se invertirán 2.166.457 bolivianos, a fin de que los pobladores, además de practicar deportes y celebrar graduaciones, también se organicen y lleven a cabo asambleas y debates.

“Traigo un pequeño aporte para que la visita no sea en vano, traigo una obra para Suriqui, vamos a construir un pequeño coliseo (…) Estamos adelantando el 20 por ciento al Alcalde de Puerto Pérez para que, si fuera necesario, desde la próxima semana comience la construcción”, afirmó ante el júbilo de los isleños.

Dijo que cuando la infraestructura deportiva esté terminada volverá a Suriqui para inaugurarla con un partido de fútbol.

El Jefe de Estado participó en los ritos de iniciación de la fiesta para recibir el nuevo tiempo e inauguró la balsa Tunupa, a bordo de la cual llegará el viernes a la Isla del Sol para recibir el 21, de acuerdo con las profecías ancestrales.


SINOPSIS
La planificación de estos ritos y actos duró aproximadamente dos meses. El canciller David Choquehuanca comandó personalmente los preparativos del acto de ayer, así como los del 21 de diciembre en la Isla del Sol.

Morales llegó a la isla Suriqui a mediodía, abordo de una lancha junto con sus colaboradores, ministros de Estado y su hija Eva Liz.

Tras los discursos, el Jefe de Estado subió a la balsa Tunupa y encabezó una especie de caravana náutica hacia la isla Intja. Una vez en tierra, Morales lideró a pie otra comitiva hasta llegar a una loma sagrada en la cima de la isla previamente escogida por los amautas.

Allí ofreció una ofrenda a la Pachamama y encendió el Fuego Sagrado, que es transportado por la embarcación de totora a través de las aguas del lago sagrado.

Entre los ritos realizados ayer en el lago milenario destaca la ‘limpia’ que se le hizo al mandatario mientras estaba en la balsa de totora.

Los filósofos y amautas andinos explicaron que los actos y ritos previos a la llegada del Pachakuti, así como el encendido del Fuego Sagrado, son un llamado a los ajayus de los cuatro puntos cardinales, que por siglos estuvieron relegados en las islas que integran el lago debido a la invasión española, para que surjan con toda su q´amasa (fuerza) y se reúnan en la Isla del Sol.

La isla Intja, como las islas del Sol y la Luna, fue y es un lugar sagrado, que según los amautas tiene poderes y mucha energía.


Unidad y esperanza, un mensaje al mundo desde el lago Titicaca

El lago Titicaca, epicentro de la civilización andina y custodio de milenarias leyendas aymaras, fue el escenario en el que ayer empezaron las ceremonias de recibimiento del nuevo tiempo con el encendido de la llama sagrada, en la Isla Intja, cuatro días antes del Solsticio de Verano.

Autoridades del Estado Plurinacional, representaciones diplomáticas de varios países, organizaciones sociales y autoridades indígenas originarias participaron en una serie de ritos que tuvieron como protagonista a Evo Morales.

Todo empezó en Suriqui, comunidad perteneciente al municipio de Puerto Pérez, en la provincia Los Andes de La Paz. Esta localidad fue el punto de partida de una serie de eventos que encontrarán su culminación en la Isla del Sol, el 21 de diciembre.

Durante dos meses, pobladores de Suriqui construyeron la balsa Tunupa, una embarcación que es un símbolo de la habilidad de estos artesanos.

Juan Limachi fue uno de los constructores de la balsa. Además de continuar la tradición de los balseros de Suriqui, Limachi sigue la de su familia, ya que su padre fue uno de los constructores de la embarcación RA II, recordada por su proeza náutica transatlántica.

La balsa Tunupa recorrerá islas y puertos del lago Titicaca con un mensaje de unidad y esperanza. Unidad plasmada en las totoras juntadas una a una gracias al esfuerzo y la técnica de los pobladores de Suriqui, y esperanza transmitida mediante el Fuego Sagrado, que la balsa llevará consigo durante cinco días.

Durante casi media hora, Tunupa sirvió también como lugar ceremonial, cuando en medio de las aguas del lago una pareja de yatiris, Francisco Balboa y Eulalia Huanacuni, le hicieron una limpieza al Presidente y le hicieron una ofrenda a la Pachamama.

El Fuego Sagrado se encendió en la isla Intja, primera parada del viaje de Tunupa, en la que los amautas explicaron qué es una representación de las energías de los cuatro puntos cardinales.

El mensaje de unidad y esperanza detrás del inicio del nuevo tiempo se vio reflejado, paradójicamente, en el acto protocolar en Suriqui, cuando, al son de ritmos de la región, representantes diplomáticos de Argentina, Rusia, China, Alemania, Estados Unidos, Ecuador y México, entre otros, bailaron alegremente invitados por niños danzarines, como un adelanto del 21 de diciembre, cuando desde Bolivia surjan los tiempos de cambio hacia todo el mundo.

Tomado del Diario Cambio

Anuncios
Posted in: América Latina