Rumbo a los 50 años del #Che en #Bolivia

Posted on octubre 10, 2016

0



A comienzos de 1965, el ya mítico Fidel Castro había anunciado que Ernesto Che Guevara partió a cumplir una misión revolucionaria “en un lugar lejano”. Llegó a Bolivia en noviembre de 1966, luego de combatir en el Congo. Se internó en Ñancahuazú (Santa Cruz) con la intención de activar una guerrilla que 11 meses después le costaría la vida y a la vez lo haría eterno.
De su presencia en Bolivia sabían pocos, casi nadie. Existe registro de su primer combate con militares bolivianos el 31 de marzo de 1967 y es a partir de entonces que incluso le ponen precio a su cabeza, como a la de cualquier miembro del reciente formado Ejército de Liberación Nacional (ELN): 5.000 pesos por cada guerrillero capturado vivo o muerto, pero fue más bien la guerrilla la que 10 días después tomó 30 prisioneros del Ejército, una semana después otros 50, más tarde tomó el pueblo de Morocos y luego Samaipata.
Pero a cinco meses de la fundación del ELN, el 31 de julio de 1967, la guerrilla dejó la retaguardia desprotegida y ésta fue acribillada, se reportan las bajas de a poco y el 8 de octubre cae el Che. Fue atrapado cerca de La Higuera y un día después, un fecha como hoy, se registró su muerte.
El 9 de octubre de 2017, el mundo recordará los 50 años de la muerte del guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara de la Serna y para la ocasión el presidente Evo Morales expresó su deseo de organizar concursos de poesía y folklore en los nueve departamentos de Bolivia. Los ganadores tendrían la oportunidad de llegar a Vallegrande y rendir homenaje del líder de la guerrilla de Ñancahuazú.
Y no se trata solo de un homenaje a la figura del Che, sino de mantener vigente su pensamiento, su ideología, ya que allí donde haya una obra social, el Che habrá triunfado y seguirá vivo. En ese marco, el Presidente inauguró ayer en Vallegrande el centro cultural Ernesto Che Guevara, que sin duda se constituye en un homenaje rumbo al 50 aniversario de la presencia del líder guerrillero en Bolivia, ocasión para la que se desea la presencia de Raúl Castro, hermano de Fidel, el padre de la revolución cubana, que a la vez —como dijo el Presidente— es la madre de todas las revoluciones del mundo.

Anuncios
Posted in: Opinión