El poder del voto #Ecuador

Posted on febrero 14, 2017

0



Alfredo Vera Para los ecuatorianos llega la hora de la verdad, cuando nos acerquemos a la urna a depositar ese pequeño papel, que en los sistemas democráticos constituye el proyectil más poderoso con que cuentan los seres humanos, para orientar el destino de su país, de su pueblo, de su familia y de él mismo: el voto. Como sucede en todas las naciones del mundo y en cada una de las oportunidades de sufragio, ese voto es más que cualquier proyectil, porque ese pequeño papel tiene un contenido, una orientación, un destino. Ecuador vuelve a vivir una etapa electoral en la que se desatan todas las pasiones: las buenas, cargadas de esperanza y optimismo, las malas, repletas de odio, de venganza, de confusión o del desconocimiento de lo que se está jugando para su futuro. El estigma perverso y ciego de la corrupción ha vuelto a empañar un proceso electoral para la renovación del Ejecutivo y de la Asamblea Nacional. Ahora vamos a definir si renovamos la fe y la esperanza para que se solucionen los graves problemas de la inequidad y la pobreza. Vamos a seguir construyendo una patria digna y soberana, en la que el ser humano esté por encima del mercado y del dinero. A multiplicar los jóvenes becarios en las mejores universidades del mundo para que retornen a la patria a construir ese futuro de dignidad que tanto anhelamos. Después de 10 años de experiencia, en la que la mayoría del pueblo es testigo de lo que significa trabajar por el beneficio de las grandes mayorías, ya sabemos lo que consolide nuestra identidad. Continuemos ubicando a Ecuador entre los países que luchan por superar el analfabetismo, la desigualdad, la insalubridad, y que se otorgue prioridad a la protección de los discapacitados; de los abandonados y desesperanzados; reafirmemos el rol protagónico en la búsqueda de la justicia, la solidaridad y la ética. Señalo con toda claridad, con sencillez y con modestia, la necesidad de que los ecuatorianos sigamos disfrutando de una educación sin manipulación, de una salud de calidad y al alcance de los más necesitados. Fortalezcamos la buena relación que se ha logrado entre la fuerza pública y la comunidad, respetando los derechos humanos y fomentando la fraternidad entre los ecuatorianos. Desterremos la corrupción en todos los niveles de la convivencia humana, y consigamos que la justicia sea igual para todos, desterrando el mercantilismo y la comercialización en el otorgamiento de los derechos y de las garantías sociales. Es obvio que estoy convocando a que sufraguemos a conciencia, para defender el futuro de nuestras familias y la garantía de un desarrollo armónico y participativo. Desde luego que mi voto es por el binomio de Lenín Moreno y Jorge Glas, así como por los integrantes de la lista 35. Quiero que mi futuro, el de mi familia y el de nuestro pueblo esté garantizado por las manos limpias y los corazones ardientes, cualidades que dejó sembradas durante esta década, con un trabajo ejemplar, arduo y sin descanso, el compañero Rafael Correa Delgado. (O)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/el-poder-del-voto
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

Anuncios
Posted in: Opinión