Revolución y dignidad latinoamericana.#VamosEcuador

Posted on marzo 16, 2017

0



Andrés Mora Ramírez / PL

A finales de 2010 llegó a nuestras manos Ecuador: de Banana Republic a la No República, del presidente Rafael Correa. Un libro en el cual, a partir del recuento histórico de las desventuras y desastres del neoliberalismo en ese país sudamericano —desde el boom petrolero y la crisis de la deuda externa de fines de la década de 1970 a los tiempos del aperturismo económico, la dolarización y “el suicidio monetario” de finales de 1990 y principios del siglo XXI—, que sumieron en la tragedia del exilio económico a 2,5 millones de personas, el mandatario ecuatoriano exponía algunos aspectos claves de su pensamiento económico y político.

En el texto era posible advertir los contornos ideológicos, las aspiraciones, matices y también las limitaciones de la Revolución Ciudadana, que hoy se nos presentan vinculadas con el debate y las tensiones no resueltas en América Latina entre desarrollo económico, neoextractivismo y las relaciones naturaleza-sociedad.

Leer aquella vigorosa crítica al neoliberalismo y sus dogmas de fe desde un país como Costa Rica, pequeña no república neoliberal centroamericana, inmersa en la zona de influencia inmediata de los Estados Unidos —con todo lo que ello ha implicado en nuestra historia reciente en el orden político, económico, cultural e ideológico—, hizo inevitable la identificación con el proceso ecuatoriano.

Aquí y allá, la lucha se perfilaba contra los intereses espurios de actores locales y extranjeros enquistados en Gobiernos que renunciaron a la defensa del bien común; aquí y allá el mismo enemigo: unas élites antinacionales que viven pendientes del sueño de la modernidad deforme de la globalización hegemónica.

Desde entonces seguimos con interés y solidaridad nuestroamericana el proyecto político posneoliberal del presidente Correa y Alianza País, entendiendo que éste se proponía dejar atrás el tiempo de la no república por medio de la convergencia de amplios sectores sociales, la reconquista de la soberanía nacional en todos los ámbitos, la acción colectiva democratizadora, la integración regional y el progresivo retorno de un Estado que regula la actividad económica y procura el bienestar social.

Al cabo de una década de gobierno y a pesar del golpismo y las conspiraciones internas, así como del impacto de la crisis económica global de los últimos años —especialmente fuerte para los países latinoamericanos productores de materias primas y recursos energéticos—, la Revolución Ciudadana exhibe incuestionables conquistas en una ruta que siempre podrá ser perfectible.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, entre 2007 y 2015 el porcentaje de personas que vivían en condición de pobreza pasó del 36,7 al 23,7 por ciento (lo que corresponde a más de un millón de personas), y la pobreza extrema bajó del 16,5 al 8,5 por ciento. Entre 2007 y 2013, la desigualdad, medida con el coeficiente Gini, bajó de 0,55 a 0,49, un registro mucho mejor que el desempeño general de América Latina en ese período, que registró una reducción de solo dos puntos (del 0,52 al 0,50).

En este decenio también aumentó la matrícula de niños en educación básica —en particular, de los sectores más pobres de la población—; creció la inversión en educación superior (2% del PIB); la inversión pública alcanzó el 9% del PIB; aumentó el salario mínimo (de $160 a $366 dólares); se amplió sistemáticamente la cobertura de seguridad social y se construyeron 21 nuevos hospitales, entre otros logros destacados.

En sus condiciones específicas y con su horizonte de posibilidades, el pueblo ecuatoriano supo forjar en estos años de Revolución Ciudadana un camino propio para la construcción de su futuro. Sus enemigos le llaman, con mucha ignorancia y mucha más mala fe, “populismo”. Para nosotros, se trata de la reivindicación de la dignidad nacional como faro de la praxis política. Ése es el legado del liderazgo político de Rafael Correa y la lección que deja para toda nuestra América.

Anuncios
Posted in: Opinión