El golpe viene del norte.#VenezuelaSeRespeta

Posted on abril 24, 2017

0



24 Abril 2017 09:52Escrito por José Vicente Rangel / Portal ALBA

 

No se puede negar que ese conjunto de dirigentes y organismos ha hecho todo lo posible por acabar, utilizando la violencia, con los gobiernos de Chávez y de Maduro.

1 A Nicolás Maduro no lo tumbará la oposición interna -ni la de afuera. La de la MUD. La de los partidos que integran ese organismo. La de Ramos Allup, Julio Borges, Capriles Radonski y otros dirigentes. La de los oficiales retirados. La de Fedecámaras. La de la derecha y la ultraderecha. Ese conjunto de factores es el mismo que lleva casi dos décadas tratando de acabar con el proceso bolivariano y no ha podido. El mismo -con los personajes y discursos del 11-A de 2002-; el del golpe-sabotaje contra la industria petrolera; el de los militares alzados en la plaza Altamira; el del terrorismo, y el de los ejecutores, durante seis meses, de la guarimba criminal del año 2014.

2 No se puede negar que ese conjunto de dirigentes y organismos ha hecho todo lo posible por acabar, utilizando la violencia, con los gobiernos de Chávez y de Maduro. Pero los esfuerzos han terminado en fracasos clamorosos. Y una de las conclusiones sobre esos fracasos es que sus autores demostraron desconocer la realidad del país y, por ende, subestimaron lo que representa el chavismo como fenómeno político y social.

De nuevo vienen con todo. Con todo que significa repetir los formatos que aplican desde que el chavismo arribó a Miraflores. Porque si algo caracteriza el comportamiento del liderazgo opositor -el que emergió luego de la derrota que le propinó Chávez-, es su falta de imaginación política. De creatividad y capacidad para renovarse. A pesar de contar con gente preparada, pero que no funciona, con un equipo de dirección mediocre, de una conducción motivada por el odio y el revanchismo.

4 Todo cuanto hace hoy esa oposición antidemocrática, que no respeta reglas de juego, es actuar con algo así como una colcha de retazos de fracasos, frustraciones, desatinos, provocaciones, producto del desprecio a la realidad nacional que es típico de su comportamiento. Por eso resulta relativamente fácil hacerle seguimiento, porque está condenada a repetir excesos, desviaciones y errores. En distintos momentos ha insistido en el guion del 11-A con resultados deplorables. Ha tratado de reeditar ataques a áreas básicas de la economía, petróleo, electricidad, como sucedió cuando provocó el sabotaje de Pdvsa. Ha repetido acciones terroristas, similares a las que utilizó durante los años 2002 y 2003. Ha querido soliviantar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana siguiendo el esquema que aplicó cuando un grupo de militares protagonizó el esperpéntico espectáculo de la plaza Altamira. Ahora se empeña en reproducir la actividad guarimbera (puro terrorismo, según Diosdado) del año 2014.

5 Con estas demostraciones el liderazgo opositor confirma su propósito de acabar con la Constitución y el Estado de derecho. Pero también su infinita torpeza cuando persiste en el error y cree que el adversario es tan estúpido que no toma conciencia de esa característica y prevé la forma de combatirla. Está demostrado hasta la saciedad que guarimba no tumba gobierno. Pero ahí está el detalle -Cantinflas dixit-: porque lo que sí es cierto es que la incapacidad crónica que revela la oposición interna para salir de Maduro, fatalmente remite la solución a la presión exterior. A los planes de la OEA de Almagro, que son los mismos del Departamento de Estado, del Pentágono, y los expuestos por el jefe del Comando Sur, el almirante Kurt W. Tidd, de intervenir en Venezuela por “razones humanitarias”. ¿También los del gorila maquillado que despacha desde la Casa Blanca? Ojo: a estas alturas el “problema Maduro” no lo resuelve una frágil oposición interna, cuyas mañas son conocidas, sino las rampantes decisiones de los centros de poder que operan en Washington. Que actúan al margen del sistema jurídico internacional, de la moral y de elementales principios de convivencia. El golpe verdadero viene del norte. Las instrucciones para ejecutarlo proceden del exterior. Hasta materializar la intervención directa con el poder y la alevosía que poseen. Lo confirma la novísima “doctrina Tomahawk y mamá de todas las bombas”.

Laberinto

Más allá de los excesos interpretativos acerca de lo que sucedió el miércoles 19-A, lo cierto es que no se cumplió el pronóstico de los líderes de la oposición de que ese día caería Maduro. Al contrario, se fortaleció, y la oposición repitió su rutina de violencia…

La reactivación de la guarimba comprueba las divergencias entre los dirigentes opositores. Lo que provocó la desarticulación y, prácticamente, el colapso de la MUD. Las tendencias paralizaron la política del organismo coordinador y le abrieron las puertas a la confrontación…

Ahora, con la actual ofensiva guarimbera, explota otra vez la divergencia. Hay sectores que están en desacuerdo con la táctica empleada, consistente en asumir la calle como campo de batalla y convertir el derecho a manifestar -consagrado en la Constitución- en recurso para entronizar la violencia en las ciudades. Esta es la estrategia de partidos como Voluntad Popular y de grupos radicales como los que dirige María Corina Machado…

Otra posición es la de Un Nuevo Tiempo, que la repudia y advierte que no participará en manifestaciones que estimulen la violencia…

Un sector de Primero Justicia se pliega. Considera que si no lo hace los radicales se apropiarán de la conducción del movimiento…

Sucede igual en Acción Democrática, que no comparte el guarimbeo, que lo cuestiona internamente, pero que omite pronunciarse en público por temor a perder espacios y a que sus dirigentes sean repudiados en las manifestaciones…

La ausencia de claras definiciones sobre la política a seguir y el manejo ambiguo de algo tan importante como el derecho a manifestar, sus límites en momentos de crisis, hace que se repita el fenómeno de la guarimba del año 2014, que motivó autocrítica en la MUD y repudio en la colectividad por el terrible saldo de muertos, heridos y ataques a instalaciones públicas. Como ahora ocurre con el saqueo del liceo Gustavo Herrera, de comercios, y el ataque salvaje a la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM) en Chacao…

Otro aspecto que estimula la actual movilización guarimbera es la desesperación imperante en la dirección opositora que impulsa una mayor radicalización del proceso…

Organismos de inteligencia investigan la participación en las manifestaciones opositoras de extraños personajes. Ejemplo: se analiza la presencia de gente que realiza acciones temerarias, agresivas, de abierto desafío de la fuerza pública, y se indaga la participación de dos diputados de la AN en la captación de personas con antecedentes policiales…

¿Qué pasó con el almirante Tidd, jefe del Comando Sur, quien en declaración ante una Comisión del Senado norteamericano amenazó con intervenir en Venezuela? Luego aclaró que había sido mal interpretado. ¿Por qué arrugó?…

En un trabajo de investigación -publicado en el diario de Buenos Aires Página/12 con el título “De Calabria al Plata”-, Horacio Verbitsky, columnista estrella, revela la conexión histórica de la familia del presidente Macri con la mafia. El reportaje no tiene desperdicio y arroja luces sobre lo que ocurre en Argentina actualmente…

La oposición pretende asesinar y lesionar personas, asaltar comercios, trancar vías públicas, destruir instalaciones del Estado, y que los cuerpos de seguridad se crucen de brazos. Eso no ocurre en EEUU, Francia, Chile, México, Alemania, por solo citar algunos países. Una cosa es el derecho a manifestar y otra el “derecho a guarimbear”.

Anuncios
Posted in: Opinión